Quiénes Somos
Qué es la EA
Cómo se desarrolla la EA
Tratamiento
Evolución y Pronóstico
EquipoTécnico
Contacta con Nosotros
Galería de Fotos
Actividades
Foro de participación
Documentos de interés
Jornadas, Congresos...
Blog de...

 

 

 

 

 

Concepto y tipos de Espondilitis Anquilosante

Documento explicativo en pdf

Explicación mediante una ilustrativa presentación en power point


La Espondilitis anquilosante (abreviada, EA), espondilitis anquilopoyética o espondiloartritis anquilosante, es una enfermedad inflamatoria crónica de causa desconocida que se incluye dentro de las espondiloartropatías, grupo de enfermedades que presentan similitudes en algunas de sus manifestaciones clínicas, asociación al antígeno de histocompatibilidad HLA-B27 , en determinadas características radiológicas, respuesta a los tratamientos, etc. Estas espondiloartropatías incluirían enfermedades como el Síndrome de Reiter, artritis y espondilitis psoriásica, espondiloartropatías juveniles, artritis reactivas, artritis y espondilitis enteropática, etc. Estas enfermedades se caracterizan por ser "seronegativas", sin presencia de factor reumatoideo, distinguiéndose así de la artritis reumatoide. Se trata de enfermedades que suelen localizarse en la entesis, o zona donde se insertan en el hueso la cápsula articular, ligamentos o tendones, afectando en mayor o menor magnitud a la columna vertebral y a las articulaciones periféricas. También suelen aparecer fenómenos de fibrosis y osificación con formación de hueso nuevo y así ocasionando lo que se conoce con el nombre de anquilosis.

Estas dos palabras, "espondilitis" y "anquilosante" hacen referencia a un proceso de fusión vertebral, pues spondylos significa vértebra y ankylos obviamente "anquilosis" (puede leer además la historia de la espondilitis anquilosante). Por tanto indica que se trata de una patología de afectación fundamentalmente vertebral (que afecta al esqueleto axial). Sin embargo dentro de su amplio abanico de manifestaciones clínicas, también incluye otras como las que mencionaba anteriormente de articulaciones periféricas (cadera, rodillas, mandíbula, tórax, etc) o incluso manifestaciones que van más allá de las articulaciones, como por ejemplo problemas aórticos, o uveítis oculares, u otros fenómenos menos frecuentes. Sin embargo las consecuencias graves e incapacitantes de esta enfermedad han ido reduciéndose paulatinamente con el uso de los tratamientos farmacológicos y la concienciación de pacientes y médicos respecto a la importancia de que la persona afectada realice ejercicio físico controlado por su médico y cambie sus hábitos de vida, en caso de ser necesario, por otros más sanos.

Se considera que la enfermedad afecta más frecuentemente a los varones (en una relación de 3:1 respecto al sexo femenino) y generalmente aparece en la segunda y tercera década de la vida, pero también aparecen procesos que se inician en la adolescencia y a los que se considera espondilitis anquilosante juvenil, pues aparecen por debajo de la barrera de los 16 años. Este tipo de espondilitis se caracteriza por la mayor frecuencia de afectación de las articulaciones periféricas, sobre todo rodillas y caderas con presencia de importante entesitis


No sólo existen dos formas de presentación de la enfermedad. La espondilitis anquilosante resulta una enfermedad de dificil diagnóstico al menos durante su inicio, pues en muchas ocasiones el dolor lumbar que refieren los pacientes, o el dolor en muslos, etc. no es un síntoma específico que lleve a hablar de espondilitis. Por eso en muchas ocasiones los pacientes se desesperan esperando un diagnóstico definitivo. A esto ayuda que a veces estos pacientes no presentan positividad para el HLA-B27; en este caso los pacientes suelen tener una mejor evolución siendo su afectación periférica menor junto con la incidencia de las uveítis.

Por tanto, la espondilitis anquilosante es una enfermedad cuya gravedad es relativa. El esfuerzo del paciente por no caer en el abandono físico, el buen control del médico, y el comportamiento impredecible de la enfermedad son factores a tener muy en cuenta para la vida diaria de las personas que la sufren. Siempre que se pueda hay que realizar las tablas de ejercicios e intentar ver la enfermedad como algo con lo que tenemos que convivir toda nuestra vida, siendo el objetivo primario que la calidad de vida no se vea mermada. Los fármacos, el ejercicio y la mayor o menor agresividad clínica de la espondilitis son los tres aspectos que debemos valorar los que la padecemos, pudiendo actuar sobre dos de ellos.


Pérdida de peso y ejercicio se muestran eficaces en el tratamiento de la osteoartritis de rodilla

L.I.R.E. pide que se preste más atención a los problemas digestivos de los AINES

El 27% de los europeos que sufren una patología reumática no se tratan adecuadamente

El 30% de los españoles tiene una enfermedad reumática

Presentados los resultados de la encuesta "Los pacientes quieren saber" realizada durante el Dia PaR

La Liga Europea contra el Reumatismo critica que la Artritis Reumatoide no sea un objeto principal de investigacion de la UE

Solo 2 de cada 10 europeos saben que es la Artritis Reumatoide, que afecta a 150 mil españoles

La información presente en esta web no puede ni debe sustituir al médico. Ante cualquier duda consúltele y él se encargará de resolverla. La información presente en un medio escrito, visual, etc. no puede sustituir el criterio del profesional de la medicina, por eso le recomendamos que cuando tenga algún problema acuda a su médico.